INTRODUCCIÒN

Una de las razones que ha movido al hombre hacia un ambiente de crecimiento tecnológico ha sido el descubrimiento y manipulación de la electricidad y el magnetismo. Estos fenómenos físicos se pueden simbolizar como las caras de una misma moneda, razón por la cual, resulta apropiado hablar de electromagnetismo.
La electricidad está en todo lo que nos rodea, en particular estamos conscientes que las bombillas de luz, fluorescentes y artefactos como la radio, el televisor, la computadora, el teléfono, el celular, el horno microondas, la licuadora y muchos otros, funcionan gracias a la electricidad. Pero existen otras manifestaciones que indican que ésta ha estado presente en la historia del hombre mucho tiempo antes que se tiendan las principales líneas de alta tensión que conducen la corriente producida en las centrales hidroeléctricas; nos referimos a los relámpagos y truenos que se dan durante una tormenta, estos son de naturaleza eléctrica y en su momento, intimidaron al hombre por sus efectos catastróficos. Hoy en día, en forma figurada, podemos decir que estos han sido “domesticados”.
El magnetismo ha acompañado al hombre durante toda su existencia, hoy sabemos que el campo magnético que rodea a nuestro planeta se genera en su interior y protege la vida del hombre desviando como un escudo las radiaciones ionizantes que provienen del Sol. Posteriormente se descubrieron los imanes de roca y se inventó la brújula.
Pero no fue hasta 1820, cuando Hans Christian Oersted, un profesor de ciencias danés, mientras hacía unas demostraciones con la corriente eléctrica, descubrió que estos fenómenos están relacionados. Al hacer pasar corriente eléctrica por un alambre que estaba cerca de una brújula descubrió que ésta desviaba la aguja, en consecuencia afirmó que el paso de una corriente a través de un conductor genera un campo magnético produce corriente eléctrica a través del movimiento.


  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada